Los argelinos acuden este jueves a las urnas para elegir a su nuevo presidente, aunque las elecciones se celebran en un clima de tensión y entre manifestaciones por el rechazo de buena parte de la sociedad argelina ante lo que consideran una farsa electoral, con cinco candidatos procedentes todos ellos de la estructura de poder que sostenía al presidente caído.