Después de un fin de semana de tiempo más estable, esta semana la atmósfera nos tiene preparados cambios importantes con una buena dosis de lluvia a la vista. Durante la jornada del martes la borrasca Atlántica, que lleva días aparcada sobre Azores, empezará a desplazarse hacia el este para traer tiempo más inestable a muchas regiones de España.

Las precipitaciones van a ser bien recibidas en amplias zonas de nuestra geografía necesitadas de agua, aunque hacia el final de la semana parece que las altas presiones podrían volver a controlar la situación meteorológica estabilizando el tiempo, según Eltiempo.es.

LUNES

El inicio de la semana llega con tiempo estable en todas las comunidades y lo más destacable, sobre todo en zonas del litoral, será el viento. La profunda borrasca del Atlántico que nos acecha desde hace días aún se encuentra lejos de la península, pero irán llegando nubes de tipo alto a algunas zonas del oeste.

Por la mañana también aparecerán nubes bajas en las costas del norte de Galicia, en la Comunidad Valenciana, Baleares, Cataluña, en las costas Mediterráneas de Andalucía y  en algunas zonas de las costas de las Islas Canarias.

Por la tarde pueden crecer nubes de evolución en la cordillera Cantábrica, los Pirineos y en el interior de Galicia. En la cordillera Cantábrica occidental e interior de Galicia podrían registrarse precipitaciones durante la tarde y noche.

Las temperaturas diurnas seguirán subiendo como ya hicieran este fin de semana en la mayoría de las regiones. El aumento será notable en el sur de Castilla y León, zona del sistema Ibérico y en el interior y sur de Valencia.

El viento será principalmente del este, en algunos momentos moderado en el norte de Galicia, Cantábrico y costas de Andalucía Ceuta y Melilla. En el valle del Ebro y norte de Cataluña y Baleares será moderado con alguna racha fuerte, pero del noroeste. En Canarias se mantienen los vientos alisios moderados.

MARTES

Empezará a colarse aire más frío por el oeste peninsular provocando un descenso térmico en esa zona del país y un aumento de la inestabilidad. Por la mañana irá aumentando la nubosidad por el noroeste peninsular con las primeras lluvias en Galicia, oeste de Castilla y León y occidente de Asturias.

Durante la tarde y noche las precipitaciones, tomentosas en algunos momentos, se extenderán hacia el este llegando a gran parte del cuadrante noroccidental peninsular, zonas del Cantábrico, sistemas Central e Ibérico y a última hora a muchas otras zonas del nordeste.

Las temperaturas diurnas iniciarán un acusado descenso en el tercio occidental de la península, más acusado en el oeste de Andalucía y en Extremadura. También bajarán en zonas del interior de Cataluña y la Comunidad Valenciana. En el alto Ebro y los Pirineos se esperan un aumento.

En el litoral de Andalucía, Ceuta y Melilla el levante irá rolando a poniente con rachas moderadas al final del día. Vientos de componente sur y sureste moderados por la tarde en la vertiente Mediterránea. De componente este, moderados, en el Cantábrico occidental y el norte de Galicia.

MIÉRCOLES

El miércoles la borrasca Atlántica seguirá anclada justo al oeste de Galicia para seguir enviando frentes con nubes y precipitaciones en algunos casos tormentosas. Aunque la jornada arranque más tranquila, durante la segunda mitad del día las precipitaciones serán frecuentes en muchas zonas del oeste, siendo especialmente intensas en Galicia y sur del sistema Central.

No serán tan frecuentes, o ni siquiera se producirán, en algunas zonas del litoral Cantábrico o en las costas del sudeste peninsular y Baleares. En Canarias tampoco se esperan lluvias contundentes, aunque alguna gota si podría caer en zonas del norte de las islas más montañosas.

Tendencia a que bajen las temperaturas diurnas en gran parte de la península, aunque se espera que el descenso más acusado se de en zonas del interior, especialmente en las dos mesetas.

El viento más intenso será del oeste en el estrecho, en la zona de Alborán y en algunas zonas de Canarias. En gran parte del resto de España dominarán los vientos de alguna componente sur.

JUEVES Y VIERNES

El jueves arrancará nuboso en muchas zonas de España con precipitaciones avanzando de oeste a este y afectando principalmente a la mitad oeste de la península. En algunas zonas del centro, especialmente en zonas de montaña, llegarán a ser intensas y tormentosas. De nuevo serán menos frecuentes o no se producirán en las costas Mediterráneas o en Canarias.

Las temperaturas seguirán bajando en el centro y sur peninsular, pero tenderán a subir en Aragón, Navarra, Cataluña y en algunas zonas del Cantábrico.

Se mantiene el predominio de los vientos del suroeste en muchas zonas de la península y Baleares. Por la tarde y noche podrían irán rolando a componente sur.

El viernes va a ser otro día de tiempo inestable sobre todo en el oeste y norte peninsular. De nuevo las precipitaciones más copiosas pueden registrarse en Galicia y en la vertiente sur de los sistemas montañosos, sobre todo en el Central y los Pirineos. Menos riesgo de precipitaciones en las costas del sudeste peninsular y Baleares. En Canarias se pueden registrar lluvias débiles en zonas montañosas del norte de las islas.

Tendencia a que las temperaturas bajen en muchas zonas del tercio este peninsular.

Predominio de los vientos de componente oeste y suroeste con rachas localmente intensas en algunas zonas de los litorales sudeste y nordeste peninsular y Baleares.

FIN DE SEMANA

Durante el fin de semana se espera que el tiempo se vaya estabilizando a medida que las altas presiones vayan tomando posiciones sobre la península.

El sábado, aunque ya no serán tan frecuentes como en días atrás, todavía habrá que contar con precipitaciones localmente tormentosas. Serán más frecuentes en zonas de montaña durante la tarde y a última hora podrían llegar a afectar a las costas del norte y nordeste peninsular.

El domingo, sin embargo, la predicción apunta a una mayor estabilidad en gran parte de España.  A medida que las altas presiones vayan tomando posiciones sobre la península, los cielos empezarán a estar más despejados, aunque sin descartar algunos chubascos aislados en los Pirineos y algunas comarcas del nordeste de Cataluña.