Ante las nuevas manifestaciones del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, el Gobierno de España vuelve a expresar su firme rechazo a la escalada de insultos, calumnias y amenazas dirigidas contra España y sus instituciones, contra el Presidente del Gobierno español y contra los expresidentes Felipe González y José María Aznar

 

Son especialmente intolerables las afirmaciones sobre un supuesto apoyo a actividades terroristas, que resultan particularmente ofensivas para un país como España que ha sufrido durante muchos años la lacra del terrorismo.

Ante estas manifestaciones el gobierno español ha decidido llamar a consultas a su Embajador en Caracas.

El gobierno quiere manifestar que siempre ha apoyado y apoyará al pueblo de Venezuela, con quien nos unen históricos y fraternales lazos, en la solución de sus problemas, y que ha deseado mantener las mejores relaciones posibles con el gobierno de Venezuela, dentro de un espíritu constructivo y desde el respeto mutuo hacia las instituciones y la dignidad de las personas que las ocupan.

El gobierno español ha mantenido siempre una postura respetuosa de la legalidad nacional e internacional y ha apoyado las iniciativas y los pronunciamientos de los organismos regionales, como UNASUR, CELAC, o la OEA y multilaterales como las Naciones Unidas, así como de las instituciones europeas (Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores y Parlamento Europeo y SEAE) y de gobiernos y parlamentos latinoamericanos que han venido expresando su preocupación por la situación en Venezuela.