Gitanas Nauseda, un economista independiente de 54 años, disputará la presidencia de Lituania el 26 de mayo a la exministra de Finanzas Ingrida Simonyte, de 44, en la segunda ronda de unos comicios celebrados este domingo.

Ninguno de los nueve contendientes ha logrado reunir más del 50 % de los votos, lo que obliga a volver a repetir la votación dentro de dos semanas.

El tema central de la campaña ha sido la brecha salarial entre ricos y pobres. Tanto Nauseda como Symonite han prometido combatir la injusticia social en este país de 2,8 millones de habitantes, que sufre un fuerte declive demográfico debido a la inmigración de los jóvenes hacia otros países europeos.

En Lituania, el presidente tiene poderes limitados, pero es responsable de la política exterior y representa al país en las cumbres de la Unión Europea.