Financiado con deuda conjunta

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han alcanzado este martes un acuerdo para crear un fondo de recuperación de 750.000 millones con el que relanzar las economías del bloque comunitario, especialmente las de los países más golpeados por la pandemia de COVID-19 como España e Italia. “¡Acuerdo!”, ha anunciado en redes sociales el presidente del Consejo europeo, Charles Michel, poco después de las 5.30 horas del martes.

La presidenta de la Comisión Europa, Ursula Von der Leyen, ha atendido a los medios de comunicación pocos minutos después de que se hiciera oficial el acuerdo. En este sentido, Von der Leyen ha mostrado su compromiso con que se cumplan todos los acuerdos pactados en esta larga cita europea: “Negociamos 4 largos días y noches. Pero valió la pena. El resultado es una señal de confianza en Europa y es un momento histórico para Europa”.

Han sido necesarios cuatro días de intensas negociaciones –que estuvieron cerca de descarrilar en la madrugada del domingo al lunes–y un puñado de cesiones a los países del Norte (Países Bajos, Dinamarca, Suecia, Austria y Finlandia), los socios que con más firmeza han reclamado un plan menos ambicioso.

El autodenominado ‘grupo de los frugales’ ha peleado durante las cuatro jornadas por un fondo de menor cuantía con una contundencia que incluso llegó a irritar al eje franco-alemán de Angela Merkel y Emmanuel Macron y los socios del sur de bloque como Italia, España, Portugal y Grecia.

El pulso ha sido muy evidente por los mensajes cruzados que se han lanzado públicamente durante estos días, de un lado, los primeros ministros de Países Bajos y Austria, Mark Rutte y Sebastian Kurz, y del otro, los primeros ministros de Italia y de Portugal, Giuseppe Conte y António Costa.

El acuerdo contempla la creación de un fondo de recuperación financiado con deuda común de 750.000 millones de euros, de los cuales 390.000 millones se desembolsarán en subvenciones y 360.000 millones en préstamos con el fin de ayudar a los países más afectados. 

La estrategia para salir de la recesión se apoyará asimismo en un presupuesto para el periodo 2021-2027 de 1,074 billones de euros.

El acuerdo final establece que los planes nacionales de reformas serán aprobados con mayoría cualificada entre los Veintisiete y los desembolsos posteriores dependerán del cumplimiento de una serie de objetivos preestablecidos. La Comisión Europea evaluará si se han cumplido estos objetivos, aunque excepcionalmente uno o más socios que tengan dudas de su análisis podrán pedir que debata entes en el ámbito de líderes.