El Secretario General de las Naciones Unidas indicó en la Conferencia Internacional de Paz sobre Libia que hay que detener la espiral de violencia en el país africano

“Nos enfrentamos a un claro riesgo de una escalada regional” advertía este domingo en Berlín el Secretario General de las Naciones Unidas en relación con el conflicto en Libia que enfrenta al Gobierno de Acuerdo Nacional, reconocido por la ONU, y al Ejército Nacional Libio, comandado por el general Khalifa Haftar, que controla el este del país.

António Guterres destacó en la Conferencia Internacional de Paz sobre Libia, celebrada en la capital alemana, que el país africano está envuelto en un conflicto “cada vez más profundo y destructivo” y en el que se están involucrando un número creciente de agentes externos.

“Ha llegado el momento de actuar de modo inmediato y decisivo para evitar una guerra civil en toda regla. Un conflicto de esa índole podría llevar a una pesadilla humanitaria y dejar al país vulnerable a una división permanente”, observó.

Del mismo modo, el titular de la ONU destacó las consecuencias que el conflicto provoca en el sur del Mediterráneo y la región del Sahel: “más terrorismo, más trata de seres humanos, más contrabando de drogas y armas y de personas”.