Según el gobierno reconocido por las Naciones Unidas, el ejército liderado por Khalifa Haftar lanzó unos 15 cohetes al puerto de la capital y al de al-Chaab, en la misma ciudad.

Este mismo martes, el gobierno ha cancelado su participación en una mesa de diálogo en la sede de las Naciones Unidas en la ciudad suiza de Ginebra.

Ghassan Salame, el jefe de la misión de apoyo de la ONU en Libia, ha definido el ataque como una gran brecha del alto el fuego. Mientras que el GNA, el Gobierno de Acuerno Nacional, no retomará el diálogo hasta que las potencias mundiales se posicionen en contra de Haftar.