Las autoridades de Nueva Caledonia habían ordenado la “inmediata evacuación” de la población en el litoral tras la sacudida localizada a solo 10 kilómetros bajo el lecho marino y a 168 kilómetros al este de Tadine, en la isla de Maré, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), que vigila la actividad sísmica mundial.