El miércoles China anunció un crecimiento sorprendentemente más débil en las ventas al por menor y en la producción industrial de abril, en un momento en el que se ha intensificado la guerra comercial con Estados Unidos.