Estados Unidos cuenta con cerca de 2.000 soldados desplegados en el noreste de Siria. Por cuestiones de seguridad, no se han anunciado fechas ni movimientos de tropas específicos