Según un comunicado de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia, tras una reunión de la Comisión Militar Conjunta en Ginebra, las partes enfrentadas en Libia han acordado un borrador de alto el fuego para permitir el regreso seguro de los civiles a sus hogares, que incluye la puesta en marcha de un mecanismo de monitoreo conjunto.

Las partes acordaron presentar el borrador a sus líderes para futuras consultas y también programaron su próxima reunión en marzo para reanudar las discusiones.

La Misión “renueva su llamamiento para que ambas partes cumplan plenamente con la tregua actual y la protección de la población civil y las propiedades e infraestructura vital”, dicen en el comunicado.