Los coches más sancionados fueron los portadores de distintivo C, seguidos de los que contenían las etiquetas B