El sector agrícola es el que tiene la población a mayor riesgo

 – La Organización Mundial de la Salud lanzó una nueva estrategia para reducir a la mitad las muertes por mordedura de serpiente, que se cobran miles de vidas cada año.

Estos reptiles muerden a casi 7400 personas cada día, provocando la muerte de cerca de 400. Eso son 2,7 millones de casos al año y hasta 138.000 fallecimientos.

Anualmente más de 5800 millones de personas corren el riesgo de encontrarse con una serpiente venenosa y el costo económico de los ataques de estos reptiles es inmanejable en la mayoría de los países, ya que afecta no solo a las víctimas sino a sus familias, especialmente en comunidades pobres en países de ingresos bajos y medios que no tienen seguridad social.

Por cada persona que muere a causa de una mordedura de serpiente, entre tres y cinco   quedan permanentemente discapacitadas. Los niños pueden representar hasta el 45% de las víctimas en algunos países y el impacto de la discapacidad en las vidas jóvenes es particularmente perjudicial para las comunidades.

Muchos no pueden volver a sus vidas normales. Para quienes  producen los ingresos principales en un hogar, perder el uso de una extremidad puede hacer que les sea imposible regresar al trabajo, lo que hace que toda su familia se encuentre en la pobreza y la deuda. La asesoría y el apoyo son una necesidad absoluta después de la mordedura de una serpiente, pero también lo es la necesidad de ayudar y apoyar económicamente a las familias rurales que se recuperan.

La estrategia de la OMS, que será presentada con detalle el próximo 23 de mayo durante la Asamblea Mundial de la Salud, se centra en garantizar el acceso a los antídotos contra el veneno y en encontrar nuevos métodos de diagnóstico y tratamiento, además de ayudar a las víctimas en su rehabilitación.