Al menos 12 personas murieron ahogadas el pasado sábado, nueve de ellas de dos familias, en la provincia siciliana de Palermo (Italia), tras desbordarse el río Milicia a causa de las inundaciones por las fuertes lluvias que afectan desde hace una semana al país y que ha dejado otros 17 muertos en los últimos días. En total son 29 los fallecidos y algunas personas siguen desaparecidas.

El temporal de lluvias y vientos ha vuelto a causar estragos en el norte de Italia durante el fin de semana tras tres días de tregua.

Veneto es la región más afectada, con daños materiales cifrados en 1.000 millones de euros. La alerta es naranja en las regiones del Veneto, Friuli Venezia Giulia, Emilia-Romagna, Calabria, Sicilia y Cerdeña. Venecia vuelve a estar inundada después de que la marea haya subido a los 105 centímetros por encima del nivel del mar.