La firma de nuevas hipotecas para la compra de una vivienda creció un 10,3 % en 2018 y alcanzó los 345.186 contratos, con lo que cerró su quinto año consecutivo al alza después de caer ininterrumpidamente en los siete años anteriores, desde el inicio de la crisis.