Las fuerzas de seguridad de Afganistán han logrado repeler este martes un espectacular ataque con misiles del Estado Islámico contra el palacio presidencial de Kabul, justo cuando el presidente afgano, Ashraf Gani, daba allí un discurso a la nación con motivo de la festividad musulmana de Aíd al Adha o fiesta del sacrificio, si bien no ha habido que lamentar más muertes que las de varios de los asaltantes, que han sido abatidos.

La misión de la OTAN en el país ha informado en un comunicado de que una treintena de obuses han caído sobre la capital afgana desde “dos lugares distintos aunque próximos” y ha indicado que cuatro de los asaltantes han sido abatidos, mientras que otros cinco se han rendido.

Sin embargo, el general Murad Ali Murad, comandante de la guarnición del palacio presidencial, ha ofrecido un balance distinto: “Seis civiles y soldados han resultado heridos. Los dos asaltantes han muerto. El enemigo tiraba granadas de mortero”.