Un día antes de que los colombianos se pronuncien en referéndum sobre el histórico acuerdo de paz, las FARC han pedido perdón por la matanza de La Chinita, hace 22 años, una de las peores cometidas por la guerrilla. Una noche de enero de 1994, guerrilleros de las FARC irrumpieron en una fiesta en un barrio popular de Apartadó, en el noroeste de Colombia. Sin mediar palabra, acribillaron a balazos a treinta y cuatro hombre y una mujer.

farc“Hemos venido (…) a pedirles perdón con humildad por todo el dolor que hayamos podido ocasionar durante el transcurso de esta guerra. Todos en la vida hemos cometido errores, algunos con consecuencias más graves que otros. Nada perdemos con reconocerlo”, dijo durante el acto Luciano Marín, alias Iván Márquez, jefe negociador de las FARC en los diálogos de paz.

Poco antes del acto, una de las calles de la localidad, denominada calle de La Masacre, se ha rebautizado como Calle de la Esperanza.

El acto de La Chinita tiene lugar un día después de que los dos líderes de la guerrilla pidieran perdón una vez más por la masacre de Bojayá en 2002, en la que murieron 117 personas.