La pandemia de coronavirus sacudió la demanda mundial de automóviles, materiales industriales y otros bienes, lo que probablemente empujó a la tercera economía más grande del mundo a una recesión aún más profunda.