La guerra arancelaria entre China y Estados Unidos golpeó la demanda china y la de otros socios comerciales asiáticos, aumentando el riesgo para la tercera economía más grande del mundo. (Reuters)