Las importaciones también se contrajeron, lo que sugiere una debilidad adicional para la segunda economía más grande del mundo en 2019 y un deterioro en la demanda global.