La Junta de Castilla y León ha elaborado un documento de recomendaciones y directrices para establecer una señalización oficial del Camino de Santiago, en el marco del grupo de trabajo del Consejo Jacobeo.

Este documento, al que se han adherido las comunidades por las que discurre el Camino de Santiago, incorpora, además de contenidos relativos a la simbología y aspectos gráficos de las señales, criterios en cuanto a las características técnicas, materiales, soportes y ubicaciones de las señales.

Estas nuevas directrices recogidas en el documento plantean cuatros objetivos fundamentales: establecer una señalización oficial del Camino de Santiago, que evite situaciones de confusión ante una excesiva proliferación de distintos tipos de señales que en ocasiones responden a intereses privados; facilitar al peregrino una información adecuada y objetiva de iguales características en todo el recorrido del Camino en España; facilitar también a los municipios del Camino y demás entidades públicas y privadas una herramienta única de referencia para el desarrollo de labores de señalización; y por último, armonizar los contenidos mínimos de información, así como los soportes físicos de la misma y su ubicación, de manera que el Camino de Santiago sea interpretado en su conjunto como una ruta homogénea sin divisiones por razón de la estructura administrativa del territorio por el que discurre.

A través de estos objetivos, el Consejo Jacobeo establece un sistema ordenado de señalización del Camino de Santiago evitando la confusión que la diversa casuística puede generar tanto al peregrino como a las administraciones locales por donde transcurre la Ruta Jacobea.