El optimismo sobre los progresos realizados en las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos se vio contrarrestado por los temores sobre el crecimiento económico global tras los débiles datos de Pekín, así como por las nuevas incertidumbres en torno al Brexit.