Las bolsas europeas seguían la estela de Wall Street y Asia, mientras los resultados de Banco Santander, mejores de lo esperado, contribuían a situar a la bolsa española en el buen camino tras una racha de pérdidas de cuatro sesiones.