El último balance es de 64 muertos y 135 heridos

– Más de 2.000 efectivos continúan luchando contra el incendio que arrasa el centro de Portugal desde el sábado, dejando un paisaje desolador en un país impactado ante la magnitud de la tragedia.

El fuego, que arrancó el sábado por la tarde en el municipio de Pedrógão Grande, en el distrito de Leiria, se ha extendido también a los de Castelo Branco y Coimbra, y mantiene cuatro frentes activos. Cerca de 26.000 hectáreas de bosque han ardido.

Este martes, la ausencia de viento, a pesar de las altas temperaturas, favorece las labores de extinción, en las que participan medios españoles, y no se descarta que el 30% restante pueda controlarse en las próximas 24 horas. En la zona se ha restablecido el abastecimiento de agua y eléctrico.

El presidente de la república, Marcelo Rebelo de Sousa, recorrió este lunes la zona afectada. Por su parte el primer ministro, el socialista Antonio Costa, ha anunciado la apertura de una investigación para saber que falló en la noche del incendio, especialmente en la comunicación, y por qué no se cerró la carretera en la que murieron decenas de personas.