La bienvenida al otoño supone para millones de hogares españoles el recibimiento también a síntomas relacionados con alergias. El descenso de temperaturas propicia la proliferación del ácaro del polvo y, la vuelta a la rutina en los comedores escolares favorece el registro de casos relacionados con reacciones a algún tipo de alérgeno.

Los ácaros del polvo (invisibles al ojo humano) son micro insectos que viven en nuestros hogares y producen reacciones alérgicas que afectan a una gran parte de la población adulta y con mayor incidencia en los niños. Estas reacciones pueden producirse por inhalación en los casos de rinitis, estornudos y asma. O por contacto, cuando se detecta dermatitis, eccema, irritación cutánea y ocular, conjuntivitis…

Asma en el colegio

En los casos de asma, la doctora, Lourdes Romualdo, Jefa de Servicio de Alergología del Hospital Quirónsalud Marbella explica que se trata de “una inflamación de las vías respiratorias caracterizada por la tos, dificultad para respirar, ruidos en el pecho.  Cuando el diagnóstico se produce en etapa infantil, la reacción de la familia en un primer momento suele ser de alarma porque la palabra asma causa miedo en primer diagnóstico. Los especialistas debemos explicar bien qué tipo de trastorno es y los distintos niveles existentes ya que existen diferentes grados: hay un asma leve, moderado y grave” apunta Romualdo quien insiste en subrayar que “los casos graves son una excepción en época infantil”.

La doctora asegura que “1 de cada 10 niños tiene algún episodio de asma, pero existe una tasa reducida a los que el trastorno respiratorio se les va cronificando. Es a estos niños a los que el alergólogo debe prestar atención para determinar el alérgeno causante”.

Los especialistas insisten en que el diagnóstico de asma no debe influir en la actividad del niño. “Nuestro objetivo es que lleven una vida normal, que hagan ejercicio en el colegio como el resto de los compañeros. El profesor de educación física debe estar informado de que este niño tiene asma y que va a necesitar su medicación en algún momento cuando realice ejercicio físico”. En este sentido, la doctora  Lourdes Romualdo, recuerda que la Sociedad Española de Alergología, aconseja que el especialista de un informe al centro educativo donde se ofrezcan  consejos sobre cómo actuar y de cómo se administra la medicación.

Alergias alimentarias

Otro aspecto también muy importante a tener en cuenta en el colegio son las alergias alimentarias en los comedores escolares donde se atienden diariamente a miles de niños. Los especialistas advierten de que las alergias alimentarias están en claro aumento en el segmento de la población infantil y aconsejan a los padres una evaluación previa del médico cuando exista la sospecha de alergia alimentaria a fin de emitir los informes pertinentes para ser presentados en los centros educativos.

“Hoy en día están muy concienciados los colegios debido a que en los casos extremos pueden producirse anafilaxias que conllevan la pérdida de conocimiento del alumno o, en casos muy graves,  consecuencias irreversibles”, puntualiza la alergóloga Lourdes Romualdo.

Por último, los especialistas recuerdan que la alergia alimentaria en niños es muy cambiante y existen multitud de casos donde se pierde dicha sensibilidad alimentaria, tras varios años sin tomar el alimento causante; y, sobre todo, insisten a los padres que, en caso de sospecha de alguna alergia en los niños, lo aconsejable es acudir al especialista.