La OMS recuerda que no se debe sacrificar la seguridad y eficiencia a cambio de la velocidad

En una conferencia de prensa virtual desde Ginebra, el portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tarik Jasarevic, se refirió al anuncio hecho este martes por el presidente ruso Vladimir Putin de que su país ha desarrollado y aprobado una vacuna contra el coronavirus que produce esa enfermedad.

“Necesitamos seguir invirtiendo y acelerando el desarrollo de tratamientos y vacunas sanas y efectivas que nos ayuden a reducir la transmisión y las muertes por COVID-19 en el futuro. Pero apresurar el progreso no quiere decir arriesgar la seguridad”, enfatizó el portavoz.

El proyecto de vacuna de Rusia no estaba en la lista de los seis más avanzados que mencionó la semana pasada la OMS y que incluía tres vacunas en China, dos en Estados Unidos y una de la Universidad de Oxford. “Acelerar el desarrollo de la vacuna conlleva seguir los procesos de pruebas, manufactura y logística”, explicó Jasarevic.

Añadió que la vacuna que ha registrado Rusia debe seguir todos los trámites de precalificación y revisión establecidos por la Organización.

El portavoz indicó que la OMS está en contacto con las autoridades sanitarias rusas, discutiendo la posible precalificación de la vacuna, pero insistió en que esa precalificación “incluye la revisión y evaluación rigurosas de los datos sobre seguridad y eficacia obtenidos mediante las pruebas.”

Afirmó que es alentadora la velocidad con la que se están desarrollando varias vacunas y confió en que algunas demuestren ser seguras y eficientes después de pasar por los protocolos y pruebas correspondientes. Del mismo modo, dijo que cuando esto se consiga, la OMS podrá adquirir dosis para su distribución equitativa a los diferentes países.

Actualmente, la OMS tiene registrados 160 proyectos de vacunas contra el COVID-19, más de 20 de ellos en la fase de pruebas clínicas.