La Universidad de Sevilla ha presentado en un acto público un documento del Siglo XVI que contiene dos firmas autógrafas de Miguel de Cervantes de Saavedra al pie de una declaración que presentó como testigo en un proceso.

Se trata de un documento de archivo custodiado en los depósitos de la Biblioteca General Rector Antonio Machado Núñez y Archivo Histórico, dentro del  archivo familiar de Luis y Santiago Montoto, que fue donado a la Biblioteca de la Universidad de Sevilla por sus herederos, junto a la biblioteca particular, en el año 1983.

No existe la menor duda acerca de la autenticidad del documento, ni de la de las dos firmas de Miguel de Cervantes Saavedra, que aparecen en los folios 15v y 24v, al pie de los testimonios que presentó en apoyo de la causa de Tomás Gutiérrez. Ambas firmas son idénticas a las demás conocidas de Cervantes.

El acto de presentación del manuscrito, presidido por el Rector, ha contado con la presencia de la Consejera de Cultura, el Consejero de Economía y Conocimiento, y el Arzobispo de Sevilla, entre otras autoridades.  En su desarrollo se ha puesto de manifiesto el valor documental, literario, histórico y documental, a través de las intervenciones de Eduardo Peñalver, jefe de sección de Fondo Antiguo y Archivo Histórico de la Biblioteca de la US, Rogelio Reyes Cano, catedrático de Literatura Española,  Juan José Iglesias, catedrático de Historia Moderna, y Luis Méndez, director general de Cultural y Patrimonio, todos de la Universidad de Sevilla.

 

06El documento presentado no es un documento desconocido, pues fue hallado por primera vez y estudiado en 1914 por el abogado sevillano Adolfo Rodríguez Jurado, el cual comunicó el hallazgo en su Discurso de Ingreso en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, leído el 11 de febrero de 1914. No obstante, con posterioridad a esa fecha el documento se dio por extraviado, hasta su reciente hallazgo, durante las tareas de revisión de catalogación del fondo manuscrito, en una caja del archivo familiar de Montoto, que compartía con otros documentos notariales del siglo XIX.

El interés del documento es doble, pues además de contener dos firmas autógrafas de Cervantes, aporta abundante información de interés histórico, social y literario. La sola figura del pleiteante Tomás Gutiérrez de Castro, como posadero pero también como “autor de comedias”, rechazado en primera instancia (finalmente sería admitido) por la Cofradía del Sagrario, a la que pretendía incorporarse, constituye un testimonio precioso de los cauces por los que transcurría la vida social de la Sevilla de finales del siglo XVI, una ciudad todavía opulenta, en la que jugaban un papel de primer orden ciertas convenciones sociales.

Pese a ser conocido, estamos ante un hallazgo de enorme interés, no sólo por el muy alto valor patrimonial que cabe atribuir a un documento por la mera presencia de dos firmas autógrafas de Cervantes –que vienen a sumarse al algo más de un centenar que actualmente se conocen en el mundo–, sino también por el interés para la historia social y literaria de Sevilla, y en la medida en que va a permitir el análisis directo de un testimonio directo de la presencia del autor del Quijote en esta ciudad en la última década del siglo XVI.

El documento está encuadernado en pergamino sobre cartón rígido. La encuadernación es sin duda posterior al documento, muy posiblemente del siglo XX. Ni en las tapas, ni en el lomo, ni en las hojas de guarda existe ninguna signatura antigua ni marca de procedencia.

Consta de 97 folios manuscritos, con paginación moderna a lápiz, en letra procesal de varias manos. Según el autor de la transcripción del documento, faltan cinco hojas, correspondientes la primera a la carpeta del expediente y las restantes a los cuatro primeros folios.

Contenido

El documento contiene el expediente del Proceso seguido a instancia de Tomás Gutiérrez contra la Cofradía y Hermandad del Santísimo Sacramento del Sagrario de la Santa Iglesia Mayor de esta  ciudad sobre el recibimiento de aquel en dicha cofradía (1593-94).

El motivo del proceso, que finalmente se resolvió de forma favorable para Tomás Gutiérrez, fue la reiterada negativa de la Cofradía del Sagrario a admitir a éste en su seno, alegando que no era persona de calidad suficiente, por su condición de mesonero y de autor de comedias. El expediente incluye las declaraciones de numerosos testigos, así como las resoluciones y apelaciones que jalonaron el proceso.

Historia del documento

El abogado Adolfo Rodríguez Jurado comunicó el hallazgo en su Discurso de Ingreso en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, leído el 11 de febrero de 1914. En esa misma fecha, y como anejo al propio discurso, se publicó la transcripción del expediente, por obra de Antonio Gómez Alba, archivero general del Arzobispado de Sevilla. Tanto el discurso de Rodríguez Jurado como la transcripción fueron publicados, bajo los auspicios del Duque de Urbina, por la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, de la que era presidente Luis Montoto.