La UEFA ha amenazado este martes con descalificar a Rusia de la Eurocopa, al tiempo que le ha impuesto una multa de 150.000 euros, por los incidentes que se produjeron el pasado sábado en Marsella tras su duelo contra Inglaterra. No obstante, la sanción queda en suspenso si su afición no protagoniza nuevos episodios violentos:

Pedro Pinto, el jefe de prensa de la UEFA, ha señalado que “la descalificación queda suspendida cautelarmente hasta que acabe la competición. No obstante, la sanción sería ejecutada si se reproducen inicidentes de naturaleza similar dentro de los estadios donde la selección rusa dispute sus próximos partidos”.

El organismo no se pronuncia sobre los enfrentamientos que tuvieron lugar fuera de los estadios, como el ocurrido en Marsella y espera vigilante lo que pueda ocurrir en el encuentro Rusia-Eslovaquia de mañana en Lille.