Japón y la Unión Europea inician una histórica y ambiciosa relación comercial. Tras haber firmado el pasado mes de julio, este viernes uno de febrero entraba en vigor el acuerdo de libre comercio entre Bruselas y Tokio, según los expertos el más importante del mundo.

El pacto incluye la eliminación de aranceles entre ambas partes. En más del 90% de los casos, ni Japón ni la Unión Europea tendrán que pagar nada a su socio comercial a la hora de importar producto.

El acuerdo, conocido como JEFTA por las siglas en inglés, Japan-EU Free Trade Agreement (Tratado de Libre Comercio Japón – Unión Europea) supondrá un impulso significativo para los intercambios comerciales de ambas partes y se espera que afecte a varios de los sectores principales de la economía española, como el agroalimentario, el automóvil y el textil.

Además, el JEFTA crea un modelo en la aprobación de acuerdos de “nueva generación”, como el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés, Transatlantic Trade and Investment Partnership) o el Acuerdo Económico con Canadá (CETA por sus siglas en inglés, Comprehensive Economic Trade Agreement), que además de la reducción de impuestos tradicionales al comercio incluyen las inversiones, los derechos de propiedad intelectual y el acceso a los procesos de contratación pública.