La Comisión Europea inició el jueves una investigación sobre las importaciones de cable de fibra óptica desde China, que los fabricantes de la UE creen que se venden en Europa a precios artificialmente bajos.