Es una solución que podría ayudar a estabilizar la zona euro después del impacto económico masivo del brote de coronavirus. Algunos líderes de la UE han pedido que Europa emita una deuda conjunta, los llamados eurobonos. La presidenta de la Comisión Europea señala que si este instrumento financiero ayuda, será utilizado. Así, garantiza que Bruselas hará todo lo posible para ayudar a Roma a salir de esta crisis.

“Hemos puesto en marcha una iniciativa de inversión y esta es una buena noticia para Italia porque había fondos estructurales congelados, de los que el país ya no podía hacer uso y tenía que volver al nivel establecido por la Unión Europea. Hemos decidido que ese dinero se queda en Italia, y aún más: El Gobierno puede gastarlo en donde crea que es mejor hacerlo. Por ejemplo, en el mercado laboral. Son 11 000 millones de euros para Italia. Creo que es una buena cantidad y que ayudará en esta crisis económica”, declara Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

Los eurobonos agruparían todas las deudas de los países de la UE en un solo bono. En épocas anteriores, nunca hubo acuerdo porque los estados miembros con mejores calificaciones financieras no querían que su deuda se asociara con países altamente endeudados. Pero la extraordinaria situación actual ha hecho que todos estén más abiertos a esta posibilidad. Bruselas ha anunciado la plena flexibilidad del Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE. El Gobierno italiano predijo un déficit del 2,2 % del PIB este año pero el paquete económico de 25 000 millones de euros anunciado para hacer frente a la crisis del coronavirus hará que el déficit presupuestario de Italia supere el límite del 3 % de la Unión Europea.