Lo anuncia un mensaje en Twitter de la comisaria europea de Salud, Stella Kyriakides.