Los líderes de la Unión Europea (UE) encargaron este jueves a la Comisión Europea (CE) que presente una propuesta para un fondo de recuperación ligado al futuro presupuesto comunitario con el fin de relanzar la economía tras la pandemia de coronavirus, aunque no pactaron los detalles del mismo.

“Hemos acordado establecer un fondo de recuperación que es necesario y urgente. Este fondo tendrá una suficiente magnitud y se dirigirá a los sectores y áreas geográficas más afectadas y estará dedicado a esta crisis sin precedentes”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en una rueda de prensa tras una cumbre telemática.

Michel explicó que se ha encargado a la Comisión “analizar las necesidades exactas” para financiar la recuperación y “presentar urgentemente una propuesta proporcional al reto” que afronta la UE y que clarifique cuál será el vínculo entre el nuevo fondo de recuperación y el presupuesto pluarianual de la UE para 2021-2027.

La presidenta de la CE, la alemana Ursula von der Leyen, explicó que su intención es incrementar la potencia de fuego del presupuesto comunitario para conseguir financiación en el mercado y trasladarla después a los Estados miembros.

En concreto, el Ejecutivo comunitario prevé aumentar el margen que existe entre el gasto real y el techo de los recursos propios del presupuesto comunitario elevando este techo, que ahora está en el 1,2 % de la renta nacional bruta (RNB), hasta “en torno al 2 % de la RNB durante dos o tres años”, lo que aumentaría su capacidad para endeudarse.

“Gracias a la garantía legal de los Estados miembros, la CE podrá obtener fondos que se canalizarán hacia los Estados miembros a través del presupuesto europeo”, dijo Von der Leyen.

La presidenta de la Comisión no especificó qué montante podría movilizarse con este sistema pero indicó que se estaría hablando de “billones” de euros. Los líderes han barajado cifras en el entorno del billón y medio de euros. Preguntada sobre si el dinero se desembolsaría en forma de préstamos o de subvenciones -opción defendida por España-, Von der Leyen señaló que habrá un “equilibrio” entre ambos.

“Estoy convencida de que solo hay un instrumento que puede cumplir con una tarea de recuperación de esta magnitud, y es el marco financiero plurianual (MFP) claramente vinculado al fondo de recuperación (…) Me alegro de que los Estados miembros nos hayan encargado explorar instrumentos financieros innovadores en relación al MFP”, insistió.

El Ejecutivo comunitario -dijo- “trabajará lo más rápido posible” con el objetivo de que tanto la propuesta para el fondo como la del MFP estén listas en la “segunda o tercera semana de mayo”, tras lo cual será necesaria otra cumbre de líderes para evaluarlas.

Los líderes de los Veintisiete se verán, no obstante, antes de esa fecha, ya que el próximo 6 de mayo celebrarán una cumbre telemática con los países de los Balcanes Occidentales, según anunció Michel.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE dieron luz verde además al paquete de 540.000 millones de euros en medidas urgentes para apoyar a empresas, trabajadores y Estados que había sido pactado hace dos semanas por el Eurogrupo y acordaron que estén en marcha el 1 de junio.