Tras el visto bueno parcial de Londres, la Unión Europea (UE) abrió este miércoles a su vez la puerta al chino Huawei para el desarrollo de la red móvil 5G con condiciones muy estrictas, pese a los temores de Washington sobre seguridad.

“En Europa aceptamos a todos. Todo el mundo es bienvenido, pero tenemos reglas. Lo importante es que, por primera vez, en las redes de telecomunicaciones, estas reglas son muy claras”, ha dicho Thierry Breton, comisario europeo de Mercado Interior.

Las reglas incluyen evaluar el perfil de riesgo de los proveedores, aplicar restricciones a los considerados de “alto riesgo” y obligar a los proveedores a poner en marcha estrategias para limitar las consecuencias de una eventual dependencia de un solo proveedor.

Huawei celebró en un comunicado la decisión “imparcial y basada en hechos” de la UE, asegurando que “ha estado presente en Europa durante casi 20 años y tiene un historial probado en lo que respecta a la seguridad”.

“Este enfoque no sesgado y basado en hechos sobre la seguridad 5G permite a Europa tener una red 5G más segura y más rápida”, ha dicho la compañía china.

La 5G, una nueva etapa en las prácticas de la comunicación móvil, permitirá conectar todo lo que actualmente no está conectado, principalmente objetos, en industrias, ciudades o en el ámbito de la salud. A finales de 2020, la red 5G debería estar disponible en 138 ciudades europeas.