Podría alcanzar a Puerto Rico y a la República Dominicana esta semana. Los servicios de meteorología de la región, incluyendo los de Cuba y Estados Unidos, observaban el movimiento de la tormenta, considerada como peligrosa por su posición geográfica y por la época del año.