La rotura de la presa hidroeléctrica Xepiam-Xe Nam Noy en Laos el lunes ha provocado varios muertos, cientos de desaparecidos y ha dejado sin hogar a unas 6.600 personas.

Mientras prosiguen las labores de búsqueda y rescate en barcos, cientos de personas han sido evacuadas por la crecida del nivel del agua, mientras otras aguardan el rescate subidas a lo alto de los tejados o en improvisadas embarcaciones. La presa, situada a unos 550 kilómetros al sureste de Vientiane, en la provincia de Attapeu, se encontraba en construcción desde 2013 y se derrumbó el lunes a las 20:00 hora local. Según informa la Agencia de Noticias de Laos, el agua que contenía, unos 5.000 millones de metros cúbicos, inundó seis aldeas y destruýo un número indeterminado de viviendas.

Las autoridades han pedido asistencia humanitaria básica para los afectados, mientras que el primer ministro del país Thongloun Sisoulith, visitará la zona para supervisar las operaciones de rescate.