La renuncia de Adel Abdelmahdi, aceptada por el Parlamento iraquí, no ha calmado el estallido social que ha provocado hasta la fecha 420 muertos 20.000 heridos en todo el país.