Según los datos del Programa Mundial de Alimentos 13 millones de personas no tienen víveres suficientes y cinco millones de niños padecen desnutrición aguda. La convulsionada provincia de Ituri es la más afectada.

 – El Programa Mundial de Alimentos (PMA) anunció que aumentará sus operaciones en la provincia de Ituri, en el este de la República Democrática del Congo, para triplicar la distribución de víveres a una población que vive la segunda peor crisis de hambre en el mundo, sólo detrás de Yemen. Se calcula que 13 millones de personas sufren escasez de alimentos a nivel nacional y cinco millones de niños padecen desnutrición aguda.

Por si la emergencia alimentaria fuera poco, las comunidades del noreste de ese país también afrontan un brote de ébola y son afectadas por enfrentamientos interétnicos que causaron al menos 117 muertes entre el 10 y el 13 de junio, de acuerdo con datos de la ONU.

El propósito del PMA es asistir a 5,2 millones de congoleses en los próximos seis meses, para lo cual precisa de 155 millones de dólares, 35 millones de los cuales se destinarían a contener el brote de ébola.

La situación ha empeorado debido a un incremento de la violencia entre los pastores de la etnia Hema y los granjeros Lendu, que ha acarreado el desplazamiento de los habitantes de la zona junto con el alza del precio de la comida y la falta de ingreso. Además, las cosechas han sido dañadas por plagas de insectos y la población a debido enfrentar enfermedades epidémicas.

De acuerdo con la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), la violencia interétnica ha obligado a 300.000 personas a desplazarse a partir de junio, mientras que 7.500 congoleses han cruzado a Uganda a través del lago Albert.

Ituri encara el peor brote del virus del Ébola junto con la provincia de Kivu del Norte. Parte del trabajo del PMA se centra en contenerlo dando asistencia a la gente infectada y a sus familias y amigos.

Las autoridades congoleñas informaron recientemente que, desde que comenzó el brote el 1 de agosto de 2018, se han registrado 2.338 infectados de ébola, incluidos 2.244 casos confirmados y 94 probables. De estos casos, 1.571 murieron y 653 se recuperaron.