La primera reunión para abordar el Brexit entre el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el nuevo primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, se ha saldado este lunes sin avances constatables, con Bruselas a la espera de que Londres presente una propuesta concreta, alternativa al actual acuerdo de retirada, para impedir una frontera dura en Irlanda.

“Es responsabilidad del Reino Unido presentar las soluciones legalmente operacionales, que sean compatibles con el acuerdo de retirada” del país de la Unión Europea, ha declarado Juncker durante el encuentro, según recogía la Comisión Europea en un comunicado tras el almuerzo de trabajo que ambos mantuvieron en un restaurante de Luxemburgo, que dejaba claro que “esas propuestas todavía no se han hecho”.