Un total de 13 diseñadores y firmas de moda flamenca

Son empresas con una amplia trayectoria en el sector, así como emprendedores de provincias andaluzas como Cádiz, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla, y de otras comunidades autónomas como Madrid.

Amalia Vergara, Inma Benicio, Agus Dorado, Ángeles Gálvez, María Amador, Manoli Zambrano, Ángeles Espinar, Leticia Domínguez, De la Cava, Carolina López, Andrés Recuero, Aránega y Melisa Lozano han formado el cartel de esta edición.

El pasado jueves 21 en El Salón Internacional de la Moda Flamenca (SIMOF) se ha celebrado recientemente su 25 aniversario. Pero este año tan especial, la senda de SIMOF aún perdura. La Agencia Doble Erre organizó la primera edición de OLÉ, OLÁ SIMOF, una nueva plataforma, cuyo objetivo fue impulsar y promocionar a diseñadores y firmas de moda flamenca con trayectoria en el sector, o que han iniciaron su andadura profesional.

La primera edición de esta nueva pasarela reunió a un total de 13 diseñadores y firmas de provincias andaluzas como Cádiz, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla, pero también procedentes de otras comunidades autónomas, en este caso Madrid. Esta nueva iniciativa, idea original de la Agencia Doble Erre, estuvo dirigida tanto a emprendedores, como a nuevas marcas, así como a proyectos empresariales con larga trayectoria. Y es que OLÉ, OLÁ SIMOF quiso erigirse en plataforma de acogida para proyectos relacionados con el sector, así como en una importante herramienta de ayuda a la gestión y de proyección de sus trabajos.

La primera edición de esta nueva cita con la moda flamenca, organizada por Doble Erre, patrocinada por Barceló Hotels & Resort, Aromas, TCM Audiovisión y Marqués de Cáceres, y con la colaboración de la Escuela Superior de Maquillaje Cristina Rivero, se celebró finalmente el pasado domingo 24 de febrero en el centro de convenciones del emblemático Hotel Barceló Sevilla Renacimiento (Av. Álvaro Alonso Barba s/n; Isla de la Cartuja, Sevilla).

Programa El cartel de OLÉ, OLÁ SIMOF  lo componen Amalia Vergara, Inma Benicio, Agus Dorado, Ángeles Gálvez, María Amador, Manoli Zambrano, Ángeles Espinar, Leticia Domínguez, De la Cava, Carolina López, Andrés Recuero, Aránega y Melisa Lozano.

La jornada comenzó a las 11.30 h, con los desfiles de Amalia Vergara e Inma Benicio. Una hora más tarde, 12.30, fue el turno de Agus Dorado, Ángeles Gálvez y María Amador. A las 13.30 h presentó colección Manoli Zambrano; y a las 14.30 h, Ángeles Espinar. Mientras, a las 16.30 h abrió la pasarela Leticia Domínguez y De la Cava; a las 17.30 h desfiló Carolina López y Andrés Recuero; y a las 18.30 h, Aránega. Melisa Lozano fue la encargada de poner el broche final a esta edición, a las 19.30 h. Amalia Vergara (La Rinconada, Sevilla). Fusionó en su colección el flamenco (ave), con el arte flamenco. Predominó el rosa (desde nude, a coral), pero también había rojo y negro.

Se creó un tejido de algodón exclusivo, con estampados de flamencos (ave), a los que se unen lunares, flores… El público contempló 14 trajes: enterizos, que estilizan la figura; y dos piezas (blusas y faldas). Había volantes de diferente tipo; enaguas negras (símil de la figura del flamenco al volar); tejidos aterciopelados, plumas…
Inma Benicio (Jerez de la Frontera, pero residente en Córdoba). ‘Viento de levante’ se inspiró en Cádiz, en sus pueblos blancos, marineros, y en los atardeceres de la costa.

Utilizó tejidos de politecno y paillettes, para simular las escamas de los peces; tul, en volantes y detalles… Tejidos lisos y de rayas (diseñados por ella misma); y en color, blanco, azul marino, azul añil y mostaza. Destacaron los escotes en pico; mangas largas o al codo; vestidos entallados, con pocos volantes y vuelo. Agus Dorado (Alcalá de Guadaíra, Sevilla). Poemas que hablan del campo andaluz, sus flores y el camino del Rocío inspiraron esta oda a la naturaleza, con la que pretende reclamar el respeto y conservación del medio ambiente. El color primordial es el verde, en distintas tonalidades (verde lima, por ejemplo), aunque hay toques de negro. Optaron por algodón, el clásico perforado, tafetán, mikado, flores 3D de seda… Vestidos enterizos y conjuntos de dos piezas (faldas y blusas), mangas de corte francés… Diseños para romerías, cómodos y ligeros, que no pierden la feminidad.

Ángeles Gálvez (Écija, pero afincada en Triana). ‘Victoria’ es un homenaje a la Nao Victoria, la nave que realizó la primera vuelta al mundo. Inspirada en la conquista de nuevos territorios, la colección está dedicada a aquellas mujeres que superan retos en su día a día. Utilizó texturas y colores propios de la época: beige, negro, burdeos, dorado.
Hay encaje, fornituras, guipur, crepe, organza… Vestidos enterizos, con vuelo, para Feria; y ligeros, y de dos piezas, para romerías, en los que se ha potenciado las mangas (abullonadas, con puños anchos…) María Amador (El Saucejo, Sevilla). Su trabajo se  inspiró en las mujeres de la tribu Samburu (Kenia), mujeres artesanas, que se dedican a la creación de complementos.

La colección es un homenaje a su figura, a los colores que eligen en su forma de vestir y para las piezas que realizan. Hay amarillo, verde flúor, rosa buganvilla, morado, verde… Gasa, popelín, organdí, flecos, estampados africanos y fornituras étnicas se unieron en sus vestidos enterizos, con muchos volantes, con corte en la cintura.
Manoli Zambrano (Huelva capital). ‘Las flores de mi jardín’ representó su mundo como creadora. Hay blanco y negro; negro, verde, coral y rojo; burdeos y estampados florales; y una línea vaquera (denim). Trabaja en organdí, popelín, raso o licra, combinando estampados (rayas con lunares pintados), bordados, aplicaciones de cristal…

Presentó vestidos versátiles (para más de una ocasión), con mucho vuelo, talles altos y mangas vaporosas; y una línea de complementos en croché, en colaboración con La Mar Mar, Labores con amor. Contó, además, con la participación de modelos curvy de la Asociación de Fibromialgia de Huelva. Ángeles Espinar (Villamanrique de la Condesa). ‘De Manila a Sevilla’ es una colección inspirada en los mantones que llegaban a Sevilla en el galeón de Manila. En su desfile había mantones bordados a mano en su taller, así como otros de la nueva línea ‘Espinar Antique’, piezas algunas con más de un siglo de antigüedad (algunos de 1860). El clásico negro estuvo muy presente, al igual que el rojo, así como tonos fuertes o coral, tendencia de este año. Asimismo, presentó mantillas blancas para fiestas de primavera (blonda y chantilly), de tres picos y rectangulares.

Leticia Domínguez (Sevilla). ‘25 a compás’ homenajea a SIMOF por sus 25 años. La colección analizó la evolución del traje de flamenca, desde finales del XIX a la actualidad. De ahí, que haya mezclas de color y tejidos; vestidos lisos, con muchos volantes y vuelo; otros, entallados, o con estampados únicos, creados por la propia diseñadora. Trabaja en seda, crepe, popelín, gasa y plumeti; con estampados floral, animal print y lunares; con
dorado, negro, rojo, verde, azul y amarillo. Vestidos con mucho vuelo, pero también dos piezas (falda y blusa), matoncillos, chales de seda…

De la Cava (Sevilla capital). ‘Pura Cava’ se inspiró en los conceptos más tradicionales de la moda flamenca: la Feria, el flamenco, en la antigua cava de Triana y en los mantones de Manila. Había tonos pastel, en contraste con algunos más saturados (verde, negro, salmón, beige, rosa y rojo); tejidos con caída, pero no con mucho volumen; seda y bordados; brocados con lunar, raso, crespón y popelín. Destaca el corte clásico; la combinación de volantes de diverso tamaño; trajes entallados; y la fusión de mantón y vestido en una misma pieza.

Carolina López (Sevilla). ‘Baraka’ (significa bendición divina en árabe) se inspiró en Marruecos, en la arquitectura, artesanía y costumbres de las medinas de sus ciudades. Emplea tonos como naranja, buganvilla, verde, azul y blanco; tejidos suaves y con movimiento, como el satén, pero también terciopelo, organdí, algodón, cuero trabajado a mano, bordados en hilo de oro y estampados únicos (la Mano de Fátima y algunos mandalas).

Vestidos entallados (variedad de canasteros), con mucho volumen, mangas asimétricas…Andrés Recuero (Torrejón de Ardoz, Madrid). ‘Entre dos aguas’ toma como referencia el mar, su fondo marino, los corales y otras formas de vida. Gamas de azules, blancos, naranja, rojo y coral; gasa, mikado, popelín y algodón llenaron sus creaciones (sencillas, sin fornituras). Resaltaron, sobre todo, los vestidos enterizos y largos, con mucho escote
(trasero y delantero); combinaciones de dos piezas (pantalón y blusa; o falda corta y blusa); las mangas largas…

Aránega (Andújar, Jaén). ‘Romera’ lleva a la pasarela la romería de la Virgen de la Cabeza (Andújar, Jaén), la más antigua de España. 30 looks, divididos en tres bloques. Cada uno representa uno de los días claves de la romería. Empieza con diseños camperos (sábado), muy frescos y ligeros. Sigue con trajes de tejidos con más cuerpo y volumen, más elegantes (viernes). El último, lo componen vestidos muy elaborados, con más volantes y tejidos de calidad (jueves, día de la ofrenda floral). Destacan estampados de diverso tipo, aparte del lunar. Gama de malvas, rosa, buganvilla y rojo. Algodón, popelín, adamascados, mikado, seda, raso de seda…

 

Melisa Lozano (Fuengirola, Málaga). ‘A Picasso, con amor’ toma de referente al pintor, al colorido de su obra y a pinturas como ‘Guernica’. Hay negro y blanco, azul y rojo, color que identifica la marca. Estampados desestructurados y rayas; lentejuelas, raso, mikado, plumeti y seda se emplean en sus 21 diseños: vestidos, faldas, cazadoras bomber o camisas de encaje, prendas que destacaron por la asimetría en los volantes y por su volumen. La biznaga, tan típica de Málaga, estuvo muy presente en esta presentación.