Un total de 45 personas investigadas, de las que 28 han sido detenidas, en las provincias de Alicante, Almería, Barcelona, Cáceres, Cádiz, Castellón, Gerona, Huesca, La Coruña, León, Lugo, Madrid, Sevilla, Toledo, Valencia, Valladolid y Zamora

Una de las organizaciones delictivas tenía a sus trabajadores sin contrato y les hacía trabajar de lunes a sábado sin posibilidad de vacaciones remuneradas. Otro de los grupos investigados trató de engañar a la Seguridad Social con la venta de su unidad productiva mediante una financiación de 700.000 euros conseguida por una sociedad fantasma que carecía de trabajadores y en la que su administrador cobraba el subsidio por desempleo

Las investigaciones comenzaron a finales de 2018, tras recibir varias denuncias que informaban de ilícitos penales que se estaban cometiendo contra la Tesorería General de la Seguridad Social. Tras un minucioso estudio de la documentación, se observó que, con el fin de eludir el pago de las cantidades adeudadas y frustrar las legítimas aspiraciones de cobro de la Tesorería, se crearon entramados empresariales con empresas deudoras y empresas pantalla a las que se les repercutían los beneficios y el patrimonio.

Los 45 responsables del delito han resultado ser, principalmente, los administradores de hecho de las empresas, pero también sus testaferros -algunos trabajadores que figuraban en connivencia-, así como familiares de los primeros, a quienes se les ha imputado delitos contra la Seguridad Social (fraude de cotizaciones), frustración a la ejecución, fraude a la Seguridad Social (fraude de prestaciones), falsedad documental, insolvencia punible y usurpación de estado civil.

Avanzadas las investigaciones, se realizaron informes patrimoniales de las personas implicadas, con el fin de que pueda solicitarse el embargo de aquellos bienes localizados.