En una operación en colaboración con Europol que se ha saldado con cerca de un centenar de detenciones

 – Agentes de la Policía Nacional ha desarticulado una de las principales redes criminales internacionales –por el número de personas traficadas- que operaba en Europa dedicada al tráfico de seres humanos procedentes de Irán con destino a Reino Unido. La red utilizaba a España, donde se encontraban asentados los miembros de la organización, como país de tránsito. En Málaga han sido detenidos 14 de los 15 responsables de la organización. El líder del entramado fue arrestado, con la colaboración de la Policía Metropolitana de Londres, en el aeropuerto londinense de Heathrow cuando trataba de huir a Brasil para evadir la actuación policial. La organización cobraba a las víctimas 25.000 euros por facilitarles los pasaportes españoles falsificados, así como por los traslados y el alojamiento hasta su destino final. Las investigaciones han permitido localizar y detener a otras 42 personas, también en Málaga, por vender su documentación española a los miembros de la red -a cambio de cantidades que oscilaban entre los 500 y los 3.000 euros-; además de otras 44 personas de nacionalidad iraní interceptadas en diferentes aeropuertos europeos con pasaportes falsificados.