Unas 107 personas fueron arrestadas, según datos de la Policía, o 164, de acuerdo con el movimiento que convocó a la marcha, durante el transcurso de las manifestaciones del pasado sábado en la capital, Managua, contra el presidente del país, Daniel Ortega, en plena ronda de conversaciones entre las autoridades y la oposición para poner fin a la violencia política que ha sacudido el país durante meses y arrojado un saldo de centenares de muertos.

Los manifestantes habían sido convocados por la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco para marchar por el centro de Managua, pero antes de reunirse fueron atacados con violencia y capturados por fuerzas policiales que prohibieron la protesta entre críticas por no respetar la Constitución de Nicaragua. Una actuación gubernamental que la comunidad internacional lleva meses denunciando.

Los excarcelados del viernes se suman a los 100 que fueron liberados el pasado 27 de febrero, el mismo día que Gobierno y oposición reanudaron el diálogo nacional. Las organizaciones que reúnen a las familias de los presos políticos aseguran que hay más de 570.