La Policía Nacional de Nicaragua reforzó este domingo (17.11.2019) su cerco alrededor de la iglesia San Miguel Arcángel, en Masaya (sureste) donde un grupo de madres de “presos políticos” inició un ayuno para pedir la liberación de sus hijos, confirmó el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes.

Las autoridades también mantenían interrumpidos el agua y la electricidad en la iglesia, una acción que fue condenada por Brenes, quien pidió el restablecimiento de los servicios como “un gesto de humanidad”. (DW)