La policía antidisturbios de Hong Kong disparó proyectiles con pimienta en el corazón del centro financiero para dispersar a los manifestantes que protestaban por las nuevas leyes de seguridad nacional propuestas por Pekín.