El ex-enfermero Niels Högel, que fue condenado a cadena perpetua por la muerte de dos pacientes, podría ser responsable del fallecimiento de otros 84, según ha informado la policía alemana.

También fue condenado por el intento de asesinato de otros tres pacientes y un caso de lesiones graves y del que se sospechaba que podría haber matado a otras 36 personas.

Los expertos de la comisión especial “Cardio” exhumaron un total de 134 cadáveres con el fin de detectar si los cuerpos presentaban restos de medicamentos con los que el exenfermero causaba primero un fallo cardiaco o un colapso circulatorio, para luego tratar de reanimarlos y quedar así como un héroe ante sus colegas, según informó la radiotelevisión regional NDR.

La comisión especial “Cardio” concluirá su trabajo el próximo día 31 tras 34 meses de investigaciones, aunque con ello el caso todavía no queda cerrado.