Más de 150 viviendas quedaron sumergidas bajo el agua, y al menos 18 personas tuvieron que ser rescatadas. Y más de mil millones de dólares le costará a la localidad del sureste de Melbourne volver a recuperar la normalidad tras la tormenta de lluvia inusual de este miércoles.

Las tareas de limpieza ya han comenzado y los dueñós de las viviendas y locales de negocio colaboran con los servicios de emergencia en lo que se recuerda como la peor tromba de agua en décadas. En apenas dos horas llovió equivalente al volumen de lluvia de un mes.

Las trombas gigantes de agua que sacuden varios puntos de Australia desde el pasado noviembre ya ha dejado un balance de al menos 15 muertos y más de 200.000 damnificados.

 

(fuente: Euronews)