La OTAN consideró hoy que el uso de la fuerza militar por parte de Rusia contra buques ucranianos en el estrecho de Kerch “no está justificado”; así indicó el secretario general aliado, Jens Stoltenberg, al término de una reunión extraordinaria de la Comisión OTAN-Ucrania, a la que asistieron los embajadores de los 29 países de a Alianza y su homólogo ucraniano.

Previamente, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, condenó el “uso de fuerza” por parte de Rusia en el estrecho de Kerch. “Condeno el uso ruso de la fuerza en el mar de Azov. Las autoridades rusas deben devolver a los marineros ucranianos y los buques y abstenerse de nuevas provocaciones”, afirmó a través de su cuenta de Twitter.

La tensión entre Rusia y Ucrania por el estrecho de Kerch, que comunica el mar de Azov (al norte) con el Mar Negro (al sur) junto a la península de Crimea, sigue en aumento este lunes, un día después de que la armada rusa apresara a dos patrulleras y un remolcador ucranianos que supuestamente habían entrado ilegalmente en sus aguas.

Moscú ha reconocido que abrió fuego contra los navíos, hiriendo a seis de sus tripulantes, dos de ellos de gravedad, pero ha asegurado que actuó dentro de la legalidad. Este lunes, las autoridades rusas han reabierto el paso del estrecho, pero no ha liberado ni los barcos ni a sus tripulantes, tal y como le exige Ucrania.

Por su parte, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, ha declarado el estado de excepción, que aún debe ser ratificado por el Parlamento. Kiev ha puesto en alerta a sus fuerzas armadas y de seguridad.