El encuentro tiene por objetivo crear conciencia sobre la crisis de desplazamiento más grande en la historia reciente de la región

La Unión Europea juntamente con la Agencia de la ONU para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones celebrarán los días 28 y 29 de octubre una conferencia de alto nivel en Bruselas donde se llamará “a una acción urgente y coordinada en favor de los refugiados y migrantes venezolanos”.

La Conferencia Internacional de Solidaridad reunirá la semana que viene a actores humanitarios y de desarrollo, el sector privado, la sociedad civil, las instituciones financieras internacionales, así como a los Gobiernos de acogida y donantes. Pese a las muestras de solidaridad que han mostrado los países de la región con los venezolanos en materia de movimiento, acceso a servicios sociales e integración en las economías y comunidades locales, la capacidad y los recursos de las autoridades nacionales y las comunidades de acogida están alcanzando un punto crítico.

La Conferencia tendrá como anfitriones a la alta representante de la Comisión Europea, Federica Mogherini; el alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi; el director general de la Organización Internacional para las Migraciones, António Vitorino; y el representante especial para los refugiados y migrantes venezolanos, Eduardo Stein.

La UE ya es el principal donante y un actor político fundamental, habiendo aportado más de 170 millones de euros desde 2018 para apoyar al pueblo venezolano.

Interrogado sobre una supuesta “disminución” de la solidaridad, Eduardo Stein, señaló que no cree que se haya producido tal fenómeno, sino más bien que “la solidaridad oficialmente no ha disminuido per se, sino que el número de salidas es tan abundante que ha superado las capacidades financieras e institucionales, sobre todo en términos de servicios de salud, en las necesidades inmediatas de cruce, en la educación de los niños y niñas y en otros aspectos”.

Sin embargo, destacó la falta de acuerdo entre los países de la región sobre cómo tratar la problemática de los documentos de identificación personal.

“Uno de los puntos centrales de discusión de los Gobiernos, y al que no han podido llegar a ningún mecanismo debido a sus diferentes marcos legislativos, es el problema de los documentos de identificación que el Gobierno de (el presidente Nicolás) Maduro no ha podido facilitar, sobre todo a los que han cruzado en los últimos dos años, que son personas más carentes de recursos. De ahí que el registro y la regularización sea uno de los temas más importantes para los países receptores, más de dos millones de ellos están acreditados mediante mecanismos temporales”.