La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos ha solicitado una investigación independiente e imparcial sobre el caso del líder opositor Fernando Albán, muerto cuando se encontraba detenido. 

Así lo confirmó este martes en rueda de prensa Ravina Sahmadasani, portavoz de la Oficina del Alto Comisionado, quien explicó que la muerte en custodia del concejal Albán será uno de los temas que incluirá la investigación sobre las violaciones a los derechos humanos que realizará la entidad. “El Consejo de Derechos Humanos encargó a nuestra Oficina elaborar un informe sobre Venezuela, por lo que miraremos esto e investigaremos todos los aspectos de la situación de los derechos humanos en Venezuela”.

En la última sesión del Consejo de Derechos Humanos, que concluyó a finales de septiembre, se adoptó una resolución que pide a la Oficina investigar los eventuales abusos y violaciones de las libertades individuales que se cometan en el país sudamericano y presentar públicamente dichas pesquisas.

La portavoz explicó que han pedido a Venezuela acceso al país y que aún están esperando una respuesta “pero que las líneas de comunicación están siempre abiertas”.

La Fiscalía venezolana informó la víspera que Albán, detenido por el atentado contra el presidente Nicolás Maduro, se suicidó en la sede del Servicio de Inteligencia (Sebin) y de que abrió una investigación por el hecho, pero su partido, Primero Justicia (PJ), denunció un asesinato.

La Oficina del Alto Comisionado también ha pedido la puesta en libertad de 59 colombianos detenidos sin juicio durante más de dos años.

“Estamos profundamente preocupados por la detención continuada de 59 ciudadanos colombianos que han estado recluidos sin cargos en Venezuela durante más de dos años”, ha dicho la portavoz de Michelle Bachelet ante la prensa de Ginebra este martes.

Ravina Shamdasani explicó que los colombianos fueron detenidos en operaciones de seguridad separadas a fines de agosto y principios de septiembre de 2016, y se encuentran detenidos en una celda en el centro de detención de La Yerguara, en Caracas. Según los informes que ha recibido la oficina, las condiciones allí son extremas y no hay acceso suficiente a alimentos, agua y medicamentos.